¿Un GRAN Restaurante de PRECIOS CHIQUITOS?

66109088_1297798490372857_7875255259466039296_n-2

La sorpresa fue total. Me recordó de inmediato aquellas oscuras tascas de las que mis tíos españoles eran dueños en la vieja Barranquilla de mis amores… tras el portón rojo de una calle del 7 de Agosto, la cava, sus paredes de piedra, sus espejos y sus barras… suspendido por ahí, todos esos aires que me parchan con gusto el alma: pimientos, olivas, ajos, pacharán y boquerones. Sigue leyendo