OJO con esto: TAXISTA me puso a llorar!

75302646_1415420811943957_2455305487407644672_n-2

Ayer iba hacia el aeropuerto. En el camino recibí una llamada: el dueño de un restaurante me pedía que fuera a visitarlo urgente, necesitaba un empujoncito: -Te ofrezco disculpas. Voy saliendo de la ciudad-.

Pero como la vida es corta y al que le van a dar le guardan: mi vuelo estaba retrasado 3 horas. De inmediato pensé en el restaurante. Marqué Waze: 1 hora hasta allí (no seas irresponsable Tulio, vas a perder el vuelo). NO LO HAGAS.

Salí corriendo del terminal y, como mandado por Dios un taxista gritó ¿Taxi Señor? Me subí, le di la dirección y le expliqué la premura: “no va a alcanzar señor”. Respiré profundo: hermano, aprieta el timón. Lo vamos a lograr.

En la mitad del camino Waze sumaba: 10, 12, 17 minutos más de trancón. Estaba por decir: regresemos! Pero algo me detenía.

Llamé al restaurante, expliqué el afán y pedí tuvieran los platos listos. Miré al taxista (bello carajo), estaba más preocupado que yo. Le pregunté si me podía esperar. “Claro Señor, serían 60 ida y vuelta”. -Hecho. Otra cosa: ¿ya comió? Lo invito a comer conmigo-. Los ojos casi se le salen por el retrovisor.

Cuando llegamos al restaurante me dijo que él no tenía estudios, qué era de familia humilde y que no sabría cómo comer allí. David!!! grité y lo jalé del brazo, y lo senté y le dije que comiera como en casa, con la mano si tenía que ser con la mano; y nos divertimos un montón. El hombre probando por primera vez paellas, pulpos y callos, tomando fotos de todo: “mi esposa no me va a creer». Siento que hace años no tenía tan buena pareja en la mesa: par de extraños que hasta los dedos se chuparon.

De vuelta, el trancón había desaparecido. “Señor, Dios nos está ayudando”. Fue entonces cuando pregunté: David ¿usted por qué cree qué pasó esto?

Me contó que el día había estado duro. Que apenas había recogido 30 mil. Había tenido que decidirse por gasolina antes que por comer y, cuando ya se iba con la barriga y los bolsillos vacíos, me vió corriendo por el aeropuerto y me gritó. Entonces aparecí yo con los 60 que necesitaba y con la invitación más extraordinaria: “creo señor, qué es porque soy una buena persona”. Tenía razón: yo estaba ahí por y para él, Dios lo había planeado así.


 

¿Kibbeh, Falafel y Hummus? Este ÁRABE me enloqueció en Bogotá!

64375105_1287451611407545_4132530653612736512_n

Mis ojos brincaban por todos lados ¿qué ves? Un espacio espiritual, armonioso, atractivo… moderna visión de las mil y una noches: la vegetación interior, el tenue brillo de sus faroles marroquíes, las lámparas turcas, los grabados Mehndi, el bar artesonado… todo el restaurante, todo, resultó un sutil viaje para mis sentidos. Sigue leyendo

¿Sánduche de MORCILLA? MORCI-PAN

64330727_1283288075157232_8296642781573545984_n

Me lo encontré en un restaurante chiquitico que está por la 63, abajito de la séptima… Soy honesto. No creí que fuera a funcionar. Mordí, en principio, más por el pan y por insistencia del chef del lugar… ¿pero qué es esto? Una vez mordido ya no pude parar (qué peligro por Dios): bendito sánduche de aquí y de allá, bendita morcilla, bendito pan! Esto sí que es algo bien de por acá! Sigue leyendo

¿Sopa de arepa? y carimañola y arroz con titoté

37745774_1057419147744127_8154606258884706304_n

Salí a comer con mi papá. Lo invité a un nuevo lugar de comida local.

Nos recibieron con 3 típicos amasijos de estas tierras… qué felicidad; el sempiterno pan de restaurante había sido cambiado por una almojabana, un pan de yuca y un pan de bono… raro, curioso, delicioso. No es por nada, pero así deberían empezar todas las cenas de esta nación: menos “croasan” y más bollo; que sirvan marranitas, achiras, aborrajados y que primen las arepitas!!! Sigue leyendo

¿Uno de los ECONÓMICOS más románticos de Bogotá?

34138855_1006239882862054_7313415576565579776_n-2

… por su sofisticado aire, por sus hermosos platos y por la enorme experiencia que allí viví!

He descubierto un restaurante por el que cruzaría el mundo entero ¿por qué?, en sus mesas hallé mi perdición… y no está en Madrid, ni en New York, ni en París… está en Bogotá. Además, me dio gusto descubrir que en precios, tiene una de las cartas más justas y más ajustadas que he visto en este tipo de restaurantes, con sublimes, delicados y elaborados platos que están entre los $26.000 y los $38.000… te da la oportunidad de comer como el más versado comelón.

El salón es hermoso, tenue, romántico; perfecto para enamorar a cualquiera a punta de bocaditos… el lugar al que traería, sin dudarlo un minuto, al amor de mi vida.

De la carta me fui con… casi todo!!! Un montón de platos que me hicieron trenzar la fantasía con la realidad, tan hermosos, tan profundos, tan eternos que se convirtieron en una celebración gastronómica que jamás olvidare y que le contaré a todo el que pueda: “tienes que venir, tienes que comer aquí. No es una simple recomendación de Tulio: es una revelación”.

Así transcurrió mi noche de glotón:
cangrejo con chips de arroz negro sobre puré de aguacate (fresco, curioso, delicioso). Enseguida un lomo ancho en vinagreta de rosas y mayonesa de hierbas (uno de los tartare más jugosos y sabrosos que he probado hasta hoy), y un seviche de pescado con rábanos de Choachí (equilibrado, brillante, ácido y dulzón). Unos minutos más tarde fui sorprendido con un huevo tibio de pato hundido en una suave espuma de trucha ahumada. La yema blandita sobre la cebada tostada y los huevas de trucha, un espectáculo para el paladar y la razón. Antes del final, otra sorpresa más: unos apretados corazones de pollo sobre tajos de papa con suero costeño… y luego la panza de cerdo y el cordero… y luego la milhojas con crema de bananos y helado de maíz pira, y luego el ponqué y la mousse de mambe y un buen ron y un buen café… este restaurante y su cocinero, se robaron mi corazón entero! Tienes que probarlo… EL CHATO es mi nueva revolución.

El Chato

tel: (031) 743-9931
Calle 65 no 3b-76
Bogotá


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿CHICHARRÓN de 4 pisos? el gran chicharrón de Bogotá

32954310_999980083488034_8673901121032421376_n

El tema fue de “enamoramiento inmediato”. Había ido a probar otros platos (una entraña de la que me habían hablado), pero, al pedirla, el joven que me atendía preguntó con desconcierto: -¿y no va a comer de entrada nuestro amado chicharrón de 4 pisos?-. ($23.900)

Le dije que no. Que lo dejaba para otro día. Que había venido por la entraña @certifiedangusbeef corte del que soy “el más fanático del mundo” (ese título no me lo quita nadie), y me habían asegurado que, la de este restaurante, me pondría a llorar de la emoción (y así fue. Ya les contaré). El joven se alejó masticando con el pensamiento: -¿cómo es posible que no lo vaya a probar?, tanto que escribe sobre chicharrón este tipo comelón.

En todo caso quedé como “cabreao” con el cariñoso reclamo del mesero y su “amado chicharrón de 4 pisos”, no me dejó comer en paz. A medida que pasaban los minutos (y moría de gusto entre los brazos de la entraña), su pregunta y su mirada de: “no sabe lo que se está perdiendo”, fue creciendo de modo tan inquietante que, cuando me preguntó por postre, yo ya no tenía ninguna opción: -El CHICHARRÓN por favor-. Se fue hacia la cocina con esa mirada triunfal de: -“Se lo dije yo! Sabía que no se iba a aguantar”-. Esos son los jóvenes que necesitan los restaurantes: buenos vendedores, honestos embajadores de sus cocinas.

Sólo verlo resultaba el mayor espectáculo: 8 cubos regordetos del más hermoso chicharron tradicional: carne, grasita entreverada, más carne, grasita azotada y, al final, la joya de esta corona, una delgada capa de piel “toteada”, reventada a punta de aceite, recrocante y avellanada, perfecto final sonoro para el antojoso recorrido que fueron dando mis dientes de abajo a arriba… primer piso, la carne frita, pulpita; segundo piso, la mantequilla de la grasita, su humedad divina; tercer piso: la carnita sequita, quebradiza, cuarto piso: la cremosa línea que antecedió el glorioso chasquido final! Había llegado entre yucas “sancochas”, tiernas, suavecitas, perfectas para alivianar el ardor de la razón y del corazón: que este chicharrón te deja obsesionado, loco, marcado para siempre!

LA BONGA DEL SINÚ Bogotá

tel: (031) 756-8206 tel: (031) 756-8206
Carrera 12 no 93-64


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿Una de las MEJORES carnes? La dramática experiencia de SIOUX

29683670_975136482639061_2491411308704220096_n

Esta es una de esas carnes que, cuando muerdes, estas seguro no haber probado nada igual… es “dramática” la sensación: no es sólo su jugosidad, es su mantequilla desleída, suelta, desparramada entre las firmes fibras, que luego terminan licuándose entre tú lengua y tú paladar: te seduce, te condena, te doblega, te hace resollar… cierras los ojos para apretar más, para gozar más; tratando de entender si lo que estás sintiendo es real: ese sabor profundo a hierro, a queso maduro, a sal humedecida y más grasita derretida!

Algo pasa aquí… esto no es normal… ¿cómo logran tal jugosidad y tan hermoso gusto? Es la pregunta que vuela por todo el salón! Los comensales se miran inquietos, complacidos, perdidos: ¿qué es este antojo tan hermoso?

Es el WAGYÚ colombiano (lo que muchos conocen como KOBE), una de las mejores carnes del mundo (en nuestra versión vernácula), que los maestros de “Sioux” saben cortar, desbravar, y domar a fuego y hierro, estampándole ese hermoso exterior caramelo que cubre los húmedos rosas de su corazón! Un corte imperdible… una emoción inolvidable! El corte de 200g vale $29.900

Sioux


tel: (031) 222-1109
Carrera 14 no 82-35
Bogotá


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

«Me decían que eras el Rey Midas de los gastrónomos; pero creí que era un MITO» Gracias por ayudar a los emprendedores

29133568_962058450613531_6491571681805467648_n

Gracias a Oscar González de “60 Nativas” por premiarme con estas hermosas palabras:

“Gracias Tulio, ayer el restaurante colapsó y se que tienes mucho que ver en esto. Quiero agradecerte mi hermano por tu apoyo… Emprender no es fácil y a veces se llena uno de temores; pero has sido un ángel que cayó del cielo y quiso poner su granito en 60 nativas, tanto así que, en el restaurante, todo el equipo de cocina te siente como parte de 60 nativas. Sigue leyendo

¿Costilla, SUSHI y Seviche? de las mejores experiencias en Bogotá

29133747_962655853887124_9171930676679671808_n

Una de las experiencia mas sabrosas que he vivido en Bogotá fue la de Osaka, un imponente restaurante de cocina Nikkei (Peruano Japonesa), donde comí, gocé y disfruté un enorme recorrido de curiosos y más sabrosos platos; creo que hace mucho tiempo no sentía tal delicadeza de sabores, tal esmero, tal fineza… no hay entradas allí, ni platos individuales como tal, es una fiesta de pequeñas joyas culinarias para compartir… eso lo hace más interesante. Sigue leyendo

¿Una BURGER ahumada? el héroe de los hamburgueseros (Callejeros con Pedigree)

27972637_945100142309362_2955066211927380498_n-2

Cuando lo vi meter su BURGER bajo una cúpula de cristal e insuflarle humo de anís, lo deduje: “este tipo está tan loco como yo por las hamburguesas” ¿Quién es capaz de sacrificar tanto tiempo, insumos y esfuerzos en búsqueda de la perfección? Sobre todo cuando se sabe que la gran mayoría ni siquiera va a percibir su especial olor! Pero a él eso no le importa, le importa investigar, inventar y entregarse por completo hasta alcanzar la gloria hamburguesera… sólo le importa servir la más memorable y completa, ni siquiera le inquieta el precio: ni el material, ni el emocional! Le importa dignificar lo que muchos ven como pura chatarra y nada más! Es un héroe, luchando desde su estrecho caspete!

En esa misma vía rescata papas históricas, las que su papá le enseñó a amar en su niñez campesina, y las busca por todo el pais, y las cuida, y más consiente, y las sirve con un orgullo casi infantil… y se emociona con sus colores, con sus nombres y sabores: “esa es la borrega mora, aquella la quincha y está la alcarrosa“, recita hincho de la alegría. Ahí de a poquitos las ha ido recuperando!

Elegí su hamburguesa nativa (que técnicamente es un sánduche de chicharrón $20.900), la que prepara con esmero científico y gran devoción: un buen trozo de panceta de cerdo en salsa de guarapo, armada con queso siete cueros en pan de papa nativa… elástico, dulce y aguantador! Encima repollo, encima cogollo… y el humo de anís que se ha venido pegado como jalea a toda la preparación! Un mordisco único, jugoso, alucinante, curioso, distinto a cualquier otro… es la patria en este emparedado… nada podría saber más a Colombia ¿en serio?, y estoy hablando de una BURGER, bendita sea…

Y luego pedí la Bacon: morrillo en BBQ de guayaba y cebolla “enguarapada”, y más pan de papa… cosa deliciosa, como deliciosas resultaron sus fritas, las Arrechas (que probé), y las Arrieras (que me antojé). Papas Nativas con un enmarañe de preparijos: chorizo, aguacate, sobrebarriga, hogao y cebollitas ocañeras!

Salí feliz, descubrir que en las calles se está gestando tan sabrosa revolución culinaria es una fiesta para el alma, la barriga y el corazón!!!

60 Nativas

tel: (031) 571-9749
Carrera 7 no 51a-18
Bogotá


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿Uno de Los Mejores Sushi? Lo Comí en Toshiro

27752454_948478265304883_4060532309609099379_n

3 son los sushi que hasta ahora jamás podré olvidar: Akikos en San Francisco; Makoto en Miami y Toshiro en Bogotá… sí… uno de los más impresionantes está en la capital!

-NIGIRI ABURI-
Es cierto que el maestro Toshiro partió hace unos años: “a preparar sushi en las cocinas de los AMATSU-KAMI” (los dioses japoneses del cielo), repetí bajito y con respeto ceremonial mientras sentía las cremas y las firmes carnes del atún y del salmón disolviéndose dentro de mi boca… literal: “como un confite”, tan suaves, tan delicadas y gustosas que me puyaron los lagrimales! Cerré los ojos por pena, no quería que el “shokunin” me viera llorar. Que sí, Toshiro dejó aquí su mano y su corazón!

Un ligero aire a humo se desprendía del almidonado cuerpo del nigiri, una vez armado, creado, moldeado, había sido puesto sobre un madero para ser “tatemado”, convirtiendo los espíritus del fuego y el palo en divino y casi inverosímil condimento para el equilibrado shari y su telita de carnes… el más curioso… que no me había tocado probar un sushi así de hermoso, de cremoso y sabroso!

Es difícil reincidir cuando has sido invitado, pero no tuve opción, mi razón se negaba pero mis sentidos fueron tomando el control (en realidad estaba fuera de control)… y, a pesar que venían 2 platos más, no me aguanté y pedí que me los repitieran: cada vez más fuerte experiencia, cada vez más profunda, cada vez más sabrosa y enloquecedora. Mis papilas se abrían, firmes, exitadas, se atragantaban con todo ese placer hecho bocado, masa y poesía.

Podía sentir, sobre la cara del pescado, el suave y avellanado sellado de la mantequilla, luego, por encima, las pizcas del “shichimi togarashi”, o el chile 7 sabores japonés: a veces piel de mandarina, pimienta, ajonjolí; a veces chile, nori, amapola y jengibre… mordisco tras mordisco, una experiencia deliciosa… y al final, el humo que se les había venido pegado como jalea… morí, renací y volví a vivir!

Toshiro Robatayaki

tel: (031) 616-9815
Calle 90 no 11-13
#bogota


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

¿La Mejor Mazorcada del Mundo?

27654479_941976202621756_3732776256126902439_n
Aunque soy “quillero” de pura cepa, ese tema de “la mazorcada” nunca lo había podido entender muy bien. Se que a todo el mundo le encanta, se que es la reina de los callejeros en mi tierra, se que desde Punta Gallinas hasta Leticia no hay colombiano (en especial los jóvenes), que no se derrita por este jugoso revoltijo de maíz, mantequilla y mucho queso… sí lo sé, pero a mi como que no me llamaba la atención… cuando me ofrecían mazorca desgranada siempre la soltaba: “no, gracias, paso”. Sigue leyendo