Osea, uno de los MEJORES restaurantes de la VIDA

13240484_610934275725952_4255019712827324602_n

Me descubrí uno de los MEJORES restaurantes de la vida: pequeño, íntimo y muy sabroso… Sí, para fortuna de todos, está en Medellín.

-Cuando estaba chiquito-, le conté a Aleja mientras le acomodaba la silla, -era tan gomelo, que volteaba las basureras de mi casa, para que en vez de decir: «aseo», dijeran: «OSEA»-, y solté una carcajada!

Una noche en «OSEA…»
¿Lo primero que llamó mi atención? el sitio estaba repleto de extranjeros con cara de éxtasis… sonreían, se emocionaban, vitoreaban cada plato y mordisco. A cada minuto, Salomón Borenstein, el cocinero, recibía el llamado de alguna mesa, para extenderle sus felicitaciones en una infinidad de idiomas!

El restaurante es un flaco callejón con no más de 6 mesas y algunos libros, fotos y antiguos adornos que se advierten bajo las tenues luces. Muy sobrio… bonito de verdad!

-Pescado con tomate disecado ($39.000)-, anunció en su español enredado, mientras dejaba sobre la mesa un oloroso filete de Corvina de Bahía Solano, asado en manteca de cacao y servido sobre frijoles cabeza negra y aceite de oliva. Separé las brillantes y definidas fibras del pez, lo cargué con algunos frijolitos, algunas hojitas de romero frito y un corte del tomate seco, y dejé que se derritieran sobre mi lengua, que sonaran al unísono, que me entregaran los secretos de sus profundos y salados mares… su esencia divina, su hierro y su sal!

Sigue leyendo