Ayer me accidenté… y esto fue lo que aprendí

Processed with MOLDIV

Ayer me accidenté… Tengo la cintura lastimada y estoy prácticamente inmovilizado. Hace años no lloraba de dolor… ¿de malas? NO, en todo trato de encontrar una hermosa oportunidad. Les comparto esto, no para ser consolado, lo comparto para aportar a quienes se han lastimado física o emocionalmente y sienten sus vidas fracturadas.

He tenido suficiente tiempo para pensar y darme cuenta de lo construido en mi interior. Ansío regalártelo (aquí encontré la primera oportunidad). Lloro ahora de dolor, es verdad, pero la sonrisa y la felicidad son un par de accesorios que nada ni nadie me puede arrebatar. Eso lo decido yo. Ayer le decía a mi esposa y a mis hijos, quienes con paciencia me cargaron, me ayudaron y vistieron: “por algo será, hay que esperar y recibir con el mismo agradecimiento con el que se recibe un beso”… la vida te besa de extrañas maneras, pero al final, sus besos terminan siendo los más dulces.

Sigue leyendo