Pesqueira: Tan misterioso, tan potente y delicado

pesqueira

Caminé hasta llegar al final de la cuadra. Allí, entre casas y edificios apareció una pequeña bahía… en la punta, la típica casa de palo, sus acordonados barrotes, las sombrillas, árboles, mesas y peroles… y de estos se elevaban los más hermosos aromas a poleo, cilantro cimarrón, marisco y ron… el profundo y hermoso Pacífico cobraba vida frente a mis ojos!

Pasé la puerta y me sumergí en sus olas de fumet y bisque, en sus atardeceres de mango, coco y jengibre. Arriba la vieja hélice parecía cortar el sosegado azul marino de la pared… el pancoger de la selva bailaba ahora bajo mi nariz, se acercaba, se enredaba, estaba a unas cuantas cucharadas de mi corazón!

Sigue leyendo