¿Cómo explicar que el sancocho, más que comida, es sentimiento y recuerdo para el Colombiano?

79954392_1451817084970996_4727691788012224512_n

Porque a uno le servían “pal engorde”, como a un pisco, y luego le repetían… y caía uno al pasto con modorra, exhausto de tanta comelona y de tanto amor hecho sopa…”, así lo recuerdo yo.

Mi mamá revolviendo con el cucharón de palo, advirtiendo con su mística sapiencia: “que nadie más lo puede revolver porque, si tiene mala mano, daña la sopa”. Vea pues.

Mi papá repartiendo las carnes con justicia: “yo quiero esa, yo quiero esa”, se escuchaban las peticiones de los pequeños e inquietos comensales… un hueso carnudo, un cubo de morrillo, una yuca, un plátano, una papa para cada uno: -¿quiere más caldo, mijo?-, preguntaba mamá mojando el arroz, mientras mi papá soplaba la leña con la misma tapa de la olla y le echaba, a escondidas, una copita de aguardiente al caldo: “que así sabe mejor, carajo”. Preste pa’ca.

Luego mis hermanitas cortando aguacates, cilantro y bananos sobre los platos del Carmen de Viboral y sus irregulares flores azules, repartiendo arepas, limones, gaseosas y refajo en vasos plásticos! Todos oliendo a humo, desde el pelo hasta la punta de los pies (el Sancocho se come, pero también sé lo carga uno encima), sosteniendo los platos entre las piernas y dando resoplidos para alivianar el calor de tan sabroso menjurje… comiendo con hambre de verdad.

Y y yo con los palos, todo gordito y sucio, corriendo entre los pinos y sus alfombras de acículas, buscando ramitas secas y chamizos para atizar el fuego. Me sentía el héroe de la espesura del divino caldo.

Ni se imaginan la delicia, la “grandura” y la llenura. Porque a uno le servían “pal engorde”, como a un pisco, y luego le repetían… y caía uno al pasto con modorra, exhausto de tanta comelona y de tanto amor hecho sopa… TULIO Recomienda!


¡Mientras muchos miran hacia afuera yo seguiré mirando hacia adentro!

28277158_953701791449197_9054666407888395763_n

¿Cuándo vamos a entenderlo? Los modelos a seguir deberían ser los de aquí, no los de allá. Todo cocinero y cada colombiano tendría que saber quiénes son ellos: don Gustavo Camacho y sus pasteles en Cartagena (tel: 3205670459); Milena Lora y sus fogones del Caribe (tel: ‭3128990725‬), Esperanza Ospino y su Punto del Sabor (tel: ‭3145942065‬), y Lucila Yaneth con sus arepas e huevo en Barranquilla (tel: 3145429019‬), por nombrar solo a algunos; pero no, aquí se habla con orgullo de los logros de Gastón Acurio, Jamie Oliver, Ferrán Adrià y Santi Santamaría. Sigue leyendo

Si no Bloggeas Para Cambiar Vidas, ¿Entonces Para qué Bloggeas?

27972488_946011082218268_6487656570161368780_n
“Llevo 12 años con mi negocio y hace un año conocí a Tulio Recomienda, desde ese momento la magia llegó. Lo defino como algo de locos. Gracias a él no paro de trabajar, anteriormente tenía 3 empleados y ahora somos 10 y no damos abasto. Hizo crecer mi negocio 4, 5 veces con su sola recomendación.

La palabra precisa diría que es: llegó la prosperidad gracias al apoyo de Tulio Recomienda.

Ser un callejero con pedigree implica que nuestros comensales vean los productos y sepan que están comiendo algo de calidad, esto me ha enseñado él, que no hay negocio pequeño y que el término “pedigree” que nos dió, involucra una gran responsabilidad: es estar ya en otro nivel. Por eso hoy los comensales me hacen largas filas y se van felices. Pasé de servir decenas de arepas a servir cientos de arepas, miles incluso!

Es difícil cuantificar los beneficios que me ha dado Tulio, pero puedo resumir todo en: antes de conocer a Tulio tenía una felicidad, ahora tengo muchas. #GRACIASTulioRecomienda”… Alvaro Arepita Velez, Arepatodoalcarbon.

¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe