NO PUEDO CREER LO QUE ESTE RESTAURANTE FUE CAPAZ DE HACERME…

NO PUEDO CREER LO QUE ESTE RESTAURANTE FUE CAPAZ DE HACERME… MIENTRAS TRANSMITÍA UN VIVO!

A través del vidrio puedes ver la hoguera y su rueda de varillas ensartadas en brillosos chicharrones, tiernas terneras y racks de costillas. 5 horas, 6 horas, 8 horas hasta retotearles las garritas, soltarles las carnitas y apretarles las grasitas, por eso ese sabor tan único, tan especial: solo es fuego, solo es humo, solo es tiempo y un pucho de sal.

Pedí el chicharrón y las costillas, y me las sirvieron en un canastico con plátano maduro (el más maduro), con arepa boyacense, yuca, guasacaca, papita mugre y ají casero. No sé qué estaba más rico: ¡¡¡todo estaba más rico!!! Qué bendita perdición. La costilla iba de arriba abajo, 5 dedos de pura carne pulpita, de la piel crocante hasta el tierno hueso y sus sueltas punticas.

Era chicharrón arriba, era costilla abajo ¿costichi? pero el más carnudo, jugoso y regustoso, 4 pisos de purita felicidá; ¿y el chicharrón? venía sacado del mismo costillón, o del azotao lomo que en la vara su piel había reventao. El corte más arriba y su sabor superior: más grasa, más crema y su piel caramelo quebrando el sonido al rededor… no he salido aún… y yaaaaa quiero regresar. Qué delicia por DIOS.

CARNIVOROS Norte tel: (031) 467-4021

Salitre tel: (350) 522-0984

Usaquén tel: (350) 283-0606

Bogotá

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.