¿Costilla, chicharrón y codillo? Una experiencia BRUTAL

33664104_1004140306405345_4315228044009668608_n

Pedí el chicharrón y me sirvieron estos regordetos semicirculos de pulpa carnita, serena grasita y retoteada garrita. Ni te imaginas la alegría de cada mordisco: el crujir de su piel braseada, la crema de su grasita redomada, la panza rehogada y aquel dulzor profundo de sus muchas horas de líquido, especia y buena candelada… cosita más jugosa y más sabrosa!

Pedí la costilla y me sirvieron esta fiesta de colorados y carnudos huesos. Desde la cocina, de rebote, me pegaban sus aires a barbacoa, a humo y caramelo. De verdad, que huesitos más sueltos y más afortunados: la grasa exacta, la carne pulpita, jugosa, sin nudos, unas ST LOUIS perfectas… se notaba que habían sido elegidas con lupa (luego Carlos me lo confirmó), una por una, hasta asegurar un mordisco único, de almibaradas fibras y crepitante piel. Horneadas por horas, pacientemente, hasta hacerlas humo, suspiro y caramelo… ¿y su acidona, “atabascada” y dulzona barbecue de mango y uchuvas?, hace rato no probaba salsa tan curiosa, tan equilibrada y deliciosa.

Pedí el Monumental y me sirvieron este alto y acaramelado codillo, confitado por muchas horas, chorreado en una balsámica jalea de echalotas (unas cebolletas asiáticas), y algunos gordos champiñones con un profundo sabor a tomillo… fui separando la carne en gorditas y brillosas esquirlas… solo fue apretarlas para que se derritieran como un confite, mantequilla, colágeno y grasita, el tenue dulzor de la madurez, la emoción de un bocado que pocos se atreven a tener en su carta, pero cuando lo logran (cómo en este caso), se convierte en un bocado eterno!

Es raro que vayas a un restaurante y todo te salga tan bien: el lugar (qué es precioso), la atención (que el dueño esté de timonel), la comida (perfecta de principio a fin), y la cuenta que, al final, fue menos de lo que imaginé ($22.9 el chicharrón; $35.9 las costillas; $39.9 el codillo). Y por favor, no te vayas sin probar la torta de zanahoria.

Un exceso… BRUTAL resultó el más hermoso exceso… ahora sí lo repetiré: “he aquí uno de los MEJORES de Medellín”, sí señor!

Restaurante Brutal

tel: (034) 607-1487
Carrera 42 no 5 sur-14
Medellín


¿Quieres recibir las MEJORES recomendaciones? Descarga AHORA la APP “Tulio Recomienda” desde http://www.adianteapps.com/vogswe

Un comentario en “¿Costilla, chicharrón y codillo? Una experiencia BRUTAL

  1. Hola Tulio;

    Por favor tus comentarios.y orientación sobre sitios en Cali. Gracias Guillermo Motta

    El lun., 25 de jun. de 2018 18:02, TULIO Recomienda «El POETA de la

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.