No trabajo para el BBVA, solo digo la verdad

Screen Shot 2018-06-04 at 7.44.06 PM

Llevo años siguiéndole la pista al @bbva_colombia. Me llama la atención su deseo de contribuir a nuestra gastronomía. Hace 4 años me llamaron: querían que recorriera los sabores y saberes ancestrales de Colombia e hiciera unos videos. No cuajó la cosa por tema de producción; pero me quedó claro que querían aportar al empoderamiento de la cocina colombiana.

Los he visto trabajar con los Rausch, con Leonor, con @harry_sasson y con otros grandes del país. Los han sentado hasta con los hermanos Roca (del @cellercanroca, mejor restaurante del mundo), para intercambiar sabores y labores, para aprender y trascender. Han liderado su revolución a punta de cuchara y tenedor: España y Colombia en el mismo caldero.

Así lo viví tras una invitación: Harry cocinaría y @joseppituroca, el gran sommelier español, maridaría.

Una suerte de hermosos platos empezaron a deslizarse sobre la mesa del salón. Colombianos y españoles descubriéndose, de lo típico a lo urbano, de lo sencillo a lo elevado: arepas con vino, torrijas y asevichados!

Una sorpresa tras otra: arepa con pato confitado y ají de chontaduro. Un gran mordisco y un sorbo de cava. Al borde de la mesa Josep brindaba, yo feliz, a una cuarta del mejor. Luego palmitos del Putumayo (los de sustitución de cultivos), ensurrullados con langostinos y pepas de pimienta verde. Una explosión alivianada por un “Manzanilla La Guita” que funcionó de lo mejor (porque es vino de postre). Ese atrevimiento, ese riesgo es lo que define a este gran catador ¿quien se hubiera atrevido? Solo Josep, sí señor!

En la mesa nadie respiraba, seguía Harry danzando entre sus platos: arroz atollado, costilla de res y maduro, y un chorro de un Torre Muga del veinte 09: el profundo riojano, la carne braseada, el arroz y su juguito. Al final se despachó otra joyita: una torrija preparada con almojabana y una bola de helado de guayaba agria.

Me voy más enamorado de Harry, más impactado ¿quién como él para convertir lo ordinario en extraordinario?; y, aunque él no me conoce, sigue siendo uno de mis amores platónicos en cocina.

Al BBVA, gracias por esta oportunidad *Esto no es una campaña! No trabajo para el BBVA, sólo digo la verdad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.