«Yo solo tenía una buena intención, pero no me imaginé lo que iba a pasar…»

bacanika portada burger master

-Segmento El Hombre que cae y se levanta, Revista BACÁNIKA-

«El año pasado, 2017, fue un buen año para Tulio Zuloaga. Se inventó tres eventos gastronómicos con los que demostró su capacidad de convocatoria: Burger Master, Pizza Master y Callejeros con pedigree.

Para los colombianos que le habían perdido la pista a Tulio Zuloaga, Burger Master fue el reencauche con el que volvieron a tener noticias suyas. La primera edición de este evento rebasó sus cálculos y lo catapultó al Olimpo local de los emprendedores digitales y los influenciadores del sector de la comida.

El “chispazo” de Tulio cristalizó en el compromiso de un gremio y el plan se echó a andar. Los restaurantes ofrecerían su mejor hamburguesa a un precio especial, y los comensales votarían por la mejor a través de las redes de Tulio Recomienda. Al mediodía del lunes 5 de junio del 2017 arrancó en Medellín el primer Burger Master, un concurso que, según anunciaba Tulio Recomienda y los muchos medios que hicieron eco del suceso, premiaba la mejor hamburguesa de la ciudad. Tulio y su equipo creyeron que se venderían 5000 hamburguesas entre los treinta restaurantes que participaron. Pero durante los once días que duró el evento se vendieron más de 198.000.

Tres meses después, la fortuna volvió a sonreírle a Zuloaga en Bogotá. Con la versión capitalina del Burger Master se apuntó un jonrón: 277.000 hamburguesas vendidas en seis días. Felipe Giraldo, uno de los dueños de Bícono, el restaurante bogotano de la hamburguesa ganadora, le dijo a Bacánika, que calculaban vender 400 hamburguesas el primer día, pero esa cantidad se esfumó en tan solo dos horas. En total, Bícono vendió 7500 hamburguesas, una suma impensable para una semana normal en el restaurante. “Fue una locura”, dijo Giraldo.

—Yo tenía una buena intención, pero no me imaginé lo que iba a pasar. Podría inventarme la mentira de que lo planeé así, pero no.

Las ganancias no fueron a dar al bolsillo de Tulio, advierten él y el director comercial de su empresa, sino a la caja de cada restaurante. Su papel en este tipo de eventos es el de articulador y multiplicador del mensaje, y sus ingresos los percibe por conducto de los patrocinadores.

¿Qué otra comida “democrática” despierta tanta fascinación y tanto apetito en las papilas gustativas de grandes y chicos como la hamburguesa? La respuesta le llegó a Tulio en forma de masa circular, delgada y crujiente, y sin dudarlo puso en marcha Pizza Master, el segundo gran evento creado por Tulio Recomienda. En Medellín se sirvieron 98.000 pizzas, y en Bogotá más de 100.000.

Casi un año antes, en enero de 2017, preocupado porque la mayoría de restaurantes que recomendaba eran costosos, Tulio había empezado a incubar la idea de producir un festival con comida a bajo precio. “Quiero ayudar a la gente”, pensó. “Qué tal si llevamos a los mejores cocineros callejeros a un solo lugar para que nuestros seguidores los conozcan”, les planteó a sus colaboradores. El primer fin de semana de diciembre de 2017 hizo realidad el proyecto. A pesar de la lluvia intensa que no dejó de caer sobre la capital antioqueña, 10.000 personas asistieron a Callejeros con pedigree. Los precios asequibles de las comidas, la expectativa que Tulio generó en sus redes y el voz a voz que se regó como pólvora atrajeron a gente de diferentes partes de la ciudad. A lo largo de un corredor al aire libre y bajo toldos coloridos, saltimbanquis, músicos y treinta chefs ambulantes seleccionados por Tulio y sus seguidores le dieron forma a un festival inédito en Medellín.

Con esos tres proyectos Tulio Recomienda ha conseguido lo que muchos blogueros no han podido lograr: convertir al espectador pasivo en participante, o “prosumer”, como llama el gurú de la comunicación Henry Jenkins al consumidor que no se limita a recibir un mensaje, sino que actúa luego de recibirlo. Entre Burger Master, Pizza Master y Callejeros con pedigree se generaron ventas por más de 12.500 millones de pesos»… por Jorge Pinzón, Revista Bacánika!

Deja un comentario