¿La Cocina de Verdad? Erotismo Infinito

erotismo infinito codillo opa y oma

«solo te entregas al placer… al de la boca o al de la piel…»

Cuando el ego empieza a ceder, cuando la cocina deja de ser un trofeo: «el mejor plato, el mejor chef, el mejor restaurante», para convertirse en una profunda expresión espiritual: en el gozo, en el triunfo del Dios que cocina a través del cocinero, y no al revés, nace la cocina de verdad, la que no necesita reconocimientos, estrellas, ni palabras de ningún Tulio Recomienda. Se entiende en el aire, en las maripositas del estómago, en los ojos inyectados, en el deseo infinito, en el placer desbordado y absoluto… ¿el resultado?, la comida más pura, la energía más pura, la que se ha alejado de la razón, de los paupérrimos calificativos humanos para convertirse en bondad, en alivio, en canto y alegre llenura… es indescriptible, es indescifrable, es infranqueable y por ende, es eterna y eterna se mantiene!

Las palabras conocidas cambian por acciones desconocidas: delicioso, gustoso, fragante, aromático, crocante, jugoso, brillante, sabroso… no significan nada, nada significan. En la cocina de verdad no se habla, se siente, se conmueve, se sonroja, se desea, se evoca, se somete, se muere y se renace, se sellan el pasado y el presente en una sola cucharada… se encuentran la vida y la muerte en esa misma cucharada!

La cocina de verdad es entrega, es meditación, es erotismo infinito… como cuando recorres el cuerpo de tu amada, cuando curioseas y olisqueas entre sus pliegues y rincones, cuando subes a sus montes y te hundes en sus valles, cuando te untas en los aromas y sabores de sus preciosas «especias» humanas: la respiración, el humor, la sal de una lágrima… igual de indescriptible es, igual de indescifrable es… infranqueable, poderosa, imperturbable!

No buscas, no ansias, no esperas… solo te entregas al placer, «al de la boca o al de la piel…», la única certeza es que al final, lo quieras o no, te habrás transformado para siempre: con un beso o con un bocado… Tulio Recomienda!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.