Ayer me accidenté… y esto fue lo que aprendí

Processed with MOLDIV

Ayer me accidenté… Tengo la cintura lastimada y estoy prácticamente inmovilizado. Hace años no lloraba de dolor… ¿de malas? NO, en todo trato de encontrar una hermosa oportunidad. Les comparto esto, no para ser consolado, lo comparto para aportar a quienes se han lastimado física o emocionalmente y sienten sus vidas fracturadas.

He tenido suficiente tiempo para pensar y darme cuenta de lo construido en mi interior. Ansío regalártelo (aquí encontré la primera oportunidad). Lloro ahora de dolor, es verdad, pero la sonrisa y la felicidad son un par de accesorios que nada ni nadie me puede arrebatar. Eso lo decido yo. Ayer le decía a mi esposa y a mis hijos, quienes con paciencia me cargaron, me ayudaron y vistieron: “por algo será, hay que esperar y recibir con el mismo agradecimiento con el que se recibe un beso”… la vida te besa de extrañas maneras, pero al final, sus besos terminan siendo los más dulces.

Lo que pasa al exterior de mi espíritu, son simples accidentes físicos que en nada deberían afectar ese agradecimiento. Sé que no es fácil, sé que estamos muy apegados a nuestras alegrías y pesares (en especial a estos últimos), y los atesoramos equivocadamente como si fueran premios o castigos. Inexplicablemente, nos apegamos más al dolor que al júbilo. Pareciera que adoramos sufrir y ser consolados como víctimas… es una lástima que la alegría no necesite ser consolada, seríamos tan distintos.

Hay que tratar de equilibrar: ni te regodeas en la alegría, ni te pierdes en el dolor. Ese el único camino, evitar los enormes picos que producen la felicidad y la tristeza, darle a cada uno su lugar y su justa importancia. La felicidad no es la ausencia de pesares, es el entendimiento y la aceptación de los mismos. Nunca vas a parar de sufrir, lo que debes aprender es, a sufrir con alegría, sabiendo que tus aflicciones, si lo quieres, te fortalecerán, te enseñarán y te construirán y, al final, partirán tan rápido como llegaron. Jamás pienses que las alegrías o los dolores son para siempre, repítelo las veces que puedas: “esto también pasará”… si no lo entiendes pronto, si no lo reconoces ahora, terminarás descontrolado: por un lado, la amargura calando más hondo en tu corazón, por el otro, las alegrías haciéndose más endebles y efímeras ¿Es extraño no? Acogemos con más intensidad las tragedias que el entusiasmo. Gracias a esta equivocada manera de interpretarnos, el pesar termina convertido en nuestra única forma de vida.

Sé que vas a decir que estoy loco; pero estoy convencido que no pasan, independientemente, cosas malas, ni cosas buenas, solo pasa lo que tiene que pasar como respuesta a un plan divino del que todos hacemos parte, y en eso radican nuestras diferencias humanas. Bajo este punto de vista, y como lo entiendo yo, todo es favorable. No importa en lo que creas, no es tema religioso ni social. Veo la vida como un enorme rompecabezas en el que cada uno tiene una misión y, entre sus manos, la pieza esencial que otro necesita para avanzar. Si no se colocara esa pieza o faltara uno de nosotros, vivo o muerto, no habría rompecabezas y todo sería anarquía. Pero no lo es. A pesar de las tragedias personales y mundiales, no lo es. Cuando lo aceptes (no lo tienes que entender, solo aceptar), descubrirás la realidad, la verdadera, en la que no hay personas “de buenas” ni “de malas”, solo maestros y discípulo, héroes y facilitadores de este gran plan divino… eso veo yo. Por eso no me quejo, no juzgo ni critico ¿Quién soy yo para cuestionar? “Ni una hoja se cae de un árbol, si no es por un objetivo mayor”. Entre más rápido lo entendamos, más rápido mejoraremos nuestras vidas y las de los demás.

El entendimiento, la bondad, la aceptación y el no juzgar nada de lo que sucede es la respuesta a todas tus preguntas y es, a la vez, el único camino a la verdadera felicidad. Esa felicidad no la construyen tus hijos ni tú esposa, ellos no son responsables de tu falta de luz; no puedes culpar a tu familia, ni a tus amigos, no puedes acusar al que ya se ha ido, ni a la suerte, ni al jefe, ni al enemigo… solo tú eres responsable de tu ignorancia. Esa felicidad no está en los logros profesionales, ni en el dinero, ni en la estabilidad o la fama… esa felicidad la vas a encontrar en ti, cuando te aceptes responsable de ella, cuando entiendas también, que no es la efímera fortuna que sientes al realizar algún sueño, que no es la satisfacción de comprarte un auto o una casa, o la ventura que llega cuando alguien te ama. Si no has aprendido a ser feliz y a recibir la felicidad con la misma intensidad que abrazas el dolor, todos tus logros terminarán convertidos en más penas: en pasivos, en gastos y en deudas físicas y emocionales. Sé inteligente. Necesitas estar preparado por dentro para poder disfrutar lo que tienes fuera.

Todo pasa como tiene que pasar, no es el final: ¿Sucedió algo que consideras malo? Respira, aprende, si no te dejas apabullar, pronto lo verás pasar ¿Sucedió algo que consideras bueno? No seas tonto, no lo quieras amarrar. Disfrútalo, aprende, si no te dejas obnubilar, entonces no sufrirás, porque te aseguro que mañana lo bueno también pasará.

No puedes depender de las personas, situaciones o cosas que puedes ver… No puedes depender de lo que pase afuera, porque siempre ocurrirán situaciones que se saldrán de tus manos… cosas más grandes que tú… Trabaja en lo importante, en lo que no puedes ver! Cuando valores más tu fuerza interior que todos las acciones, placeres y gustos exteriores, encontrarás la tan anhelada felicidad.

Así que si estás enfermo ahora, si tu corazón está apachurrado, si el dolor no te deja respirar, recuerda que la respuesta está dentro de ti… solo dentro de ti… Por Tulio Recomienda!

Pronto te regalaré un Mantra que te ayudará a vivir mejor…
Tulio Recomienda!


¿Quieres estar en contacto?
Descarga AHORA la APP «Tulio Recomienda», click aquí http://www.adianteapps.com/vogswe

tuliorecomienda

"El Colombiano TULIOrecomienda es uno de los blogeros más influyentes de Latinoamérica…" -Canal internacional EL GOURMET- TULIO Recomienda, ha producido y dirigido programas de televisión especializados en vinos y gastronomía como Mundo diVINO, GASTROSOPHIA, Apóstoles del sabor y Comando Chef para los canales TeleAntioquia, Caracol Internacional, RCN y City TV. Ha sido columnista especializado en vinos y gastronomía para periódicos y revistas: GENTE del Colombiano, Sommelier, La Gazetta y las Revistas de Satena, Cronopio, VivaColombia y Zona Rosa. Ha estudiado cocina colombiana en el SENA y se ha preparado en La Mariano Moreno, en técnicas de cocina básica y una serie de cursos y actualizaciones con Iwao Komiyama y Koldo Miranda. Recientemente viajó al Perú para cubrir, con el noticiero del Canal 4 de ese país, la Feria Mixtura. Sobre el tema de la vitivinicultura, ha adquirido conocimientos de muchos de los grandes Enólogos de Argentina, Chile, Francia y España con quienes ha tenido la oportunidad de profundizar en el tema en diferentes viajes. Ha participado como conferencista y moderador, en grandes eventos gastronómicos. Durante varios se ha desempeñado como imagen y vocero de algunos de los eventos gastronómicos más importantes del país, entre ellos MARIDAJE en Medellín, y ha desarrollado estrategias de atracción digital para ferias como Expovinos y Carulla es Café en Bogotá. Se ha convertido, con sus comunidades "Tulio Recomienda", en uno de los influenciadores gastronómicos más seguidos de Colombia y Latinoamérica. Fue elegido como observador internacional del vino para los Argentina Wine Awards 2014, el evento de vinos más importante del Nuevo Mundo. En el 2016 representó a Colombia como delegado internacional para los "50 BEST Restaurants", celebrados en Ciudad de México y fue el creador del BURGER Master, uno de los eventos gastronómicos más grandes del mundo. Recientemente lanzó PIZZA Master y Callejeros con Pedigree y su revista física "La Guía", con 8.000 ejemplares y pronto saldrá al mercado su libro "Fácil Cocina para los que NO cocinan".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.